sábado, 12 de noviembre de 2011

¿La tecnología de la información no debería ayudar a la gente?

San Carlos de Bariloche

Por motivos laborales estuve recientemente en la Ciudad de San Carlos de Bariloche y a pedido de una amiga Mariella Palmieri responsable de CrisisCamp Argentina hice un relevamiento de la situación que se vive hoy a cinco meses de la erupción del Volcán Puyehue.

Hable con adultos y con chicos y todos tienen la misma angustia de no saber que repercusiones tendrá en su organismo el respirar y convivir con la ceniza volcánica.

Frente a la pregunta de cómo vivieron el 04 de junio ante la erupción del Volcán, una fecha triste que no olvidarán, me comentaron que fue vivido por la población con muchísima angustia ya que ese día de pronto el cielo se puso negro , comenzaron a sentir y ver relámpagos y comenzó a llover de pronto "arena" . Nadie sabía que iba a pasar después porque las autoridades no los prepararon. Nadie protegió los tanques de agua por ejemplo algo que enseguida se contaminó y tuvieron que salir en estampida a compar agua mineral para beber.

En el relato que me hicieron todos manifestaron la mísma indignación y es la falta de "información" a la población ante la proximidad de un hecho de esa magnitud, Ellos comentaban el gobierno sabía que pronto iba a suceder , quizás no la fecha exacta pero podían haber manejado la situación de otra forma. La tecnología puede mejorar la vida de las personas mientras sean aprovechadas para informarlas, anticiparlas y les permitan organizarse ante una situación que no van a poder eludir pero que pueden vivir sin la tensión de lo que vendrá. Muchos pobladores entraron en pánico pensando que luego venía un terremoto. Lo que me lleva a plantearme en la "responsabilidad" que les cabe a los portadores de información. Surge el dilema entonces que es lo  más importante si los intereses económicos o la gente. Porque las cancelaciones de paquetes turísticos se produjeron igual entonces. ¿ qué beneficios les trajo el silencio?

S C de Bariloche vive de la industria del Turismo por lo que los intereses económicos fueron más importantes que el resguardo de la población. La falta de previsión en ese momento los tomó por sorpresa .

No existió ni existe un manual de procedimientos ante una situación de ese tipo ni de otro tipo. Sólo se distribuyó un pequeño instructivo con dos o tres indicaciones en las escuelas a posteriori del hecho.  No existe. No hay información (al menos que la población conozca) referida a un seguimiento de las afecciones que sufren los habitantes. Cuando éste año fuimos testigos del terremoto sucedido en Japón algo que nos maravilló a todos los observadores,  fue la organización que poseen ante situaciones como la que se vivió en. Fukushima y la forma en que la población se comportó para poder sortearla. Esa preparación y educación de la población civil hizo que se salvaran muchas vidas. En S C de Bariloche no hubo muertes en ése momento, si los pobladores de Villa La Angostura e Ingeniero Jacovacci , dos de la localidades gravemente afectadas perdieron el ganado. Las ovejas perecieron debido al peso de las cenizas sobre sus cuerpos (no era época de esquila) y a la ingesta de cenizas que determino su muerte.  Los problemas de salud que sufren los pobladores se refieren a  conjuntivitis, dermatitis, problemas respiratorios, alergias, sangrado de nariz, y otras afecciones ,  pero lo que los deprime es no saber que efectos tendrá la ceniza en su salud conforme pasen los meses.

El ánimo en general es de tristeza, falta de trabajo (ya que muchas empresas despidieron personal o sencillamente cerraron) por lo que los índices de desocupación han crecido de forma alarmante.

Algo que noté es que los niños casi no juegan al aire libre. Hablando con niños de alrededor de 11 años me comentaban que dejaron de jugar a la pelota como lo hacían antes,  porque al correr y de hecho necesitar mayor cantidad de oxígeno sufren de accesos de tos que al poco rato los obliga a abandonar el juego.

Otro problema que me contaban los habitantes es el alto precio de los barbijos. Los que realmente sirven cuestan aproximadamente $19, algo que es difícil costear para una familia tipo entonces no los usan. La gente se protege con pañuelos, chalinas lo que tengan a su alcance. Tampoco reciben desde el gobierno municipal ayuda con ésto. es más me comentaron que la ayuda principal les llego por redes solidarias , voluntariado y no por los canales oficiales.

¿Qué va a suceder?,  no lo sé,  pero pareciera que las autoridades piensan que si no se habla de la situación y se cierra los ojos , todo pasará "mágicamente" algo que indudablemente no sucederá en varios años, lo cierto es que aquellos que pueden buscan nuevos horizontes donde vivir y  trabajar resignando la vida en esos parajes de cuentos. Una situación muy compleja.

No hay comentarios.: