La sensibilidad de una nena de 5 años...

En tiempos de pérdida de valores, en donde en las relaciones familiares se denota un cambio en las actitudes siempre hay una luz de esperanza. Una amiga psicopedagoga Patricia Delgado me comentó hace unos días una cuestión que se está tornando "viral" y  que llegan a su consultorio, yson los niños que padecen el "Sindrome del Emperador" . Lo vemos cotidianamente en la escuela cómo este tipo de jóvenes no aceptan las reglas impuestas por las autoridades con un deterioro no sólo en las relaciones sino en el aprendizaje. El docente no puede determinar al solicitar un trabajo si es que no entienden la consigna o es que hacen lo que quieren como forma de desafiar a la autoridad.

Hace unos días comentábamos esto junto a Patricia y otra docente del área de Matemática, la profesora Andrea Fioritti, y estaba preocupada por varios casos en los que ante una consigna de graficar no lo hacía y en la que  si explicitamente se les pedía que así lo hicieran no lo cumplían.

Así mismo hemos notado en muchos jóvenes  una falta de sensibilidad hacia las personas con capacidades diferentes. El bulliyng y el maltrato se cuela desde la sociedad misma a la escuela. No es algo que nace aquí sino es una realidad latente en la que convivimos, pero que en muchas escuelas no se trabaja. Es cierto que los docentes no son psicólogos ni sociólogos en su mayoría pero no sólo debemos centrarnos en la enseñanza de una disciplina, estamos formándo sujetos para una sociedad que debe re-valorizar el buen trato, el interés por el otro.

Con estas realidad y con estas ideas en mente me encontré con un material grabado en circunstancias de un acto escolar sucedido en un jardín de infantes. La protagonista  Claire Kock es una niña estadounidense de cinco años que participó en el festival navideño de su escuela. Los docentes habían enseñado una coreografía junto a la canción, pero Claire y en virtud que sus papas hipoacúsicos no iban a poder entender la canción tradujo lo que cantaba en Lenguaje de Señas emocionándo a sus papás que la filmaron,





Quizás los docentes se olvidaron que los papás de esta nena no iban a poder apreciar el concierto, pero Claire lo resolvió de manera natural. ¡Qué bueno hubiera sido que todos los niños además lo hubieran hecho! Pretendemos una sociedad más justa, entonces ¿porqué no cambiamos la mirada? Bravo por Claire y ojalá  podamos desarrollar la capacidad de comunicarnos con todos, sería una execelente forma de construir un mundo mejor en donde todos estemos incluídos.

Comentarios