De cuando el aburrimiento es un arma contra uno mismo.

Este fín de semana tanto en las redes como en los medios de comunicación en Argentina, se difundió la noticia de los dos jóvenes que profirieron amenzas en la Web.  Se entrevistó al hermano de uno de los detenidos y dijo lo siguiente: "Lo que pasa es que Walter se creó una cuenta en Twitter usando la cuenta de mail de mi hermano Miguel, y hace días que venía publicando esos mensajes en la web" y agregó "que el día que lo detuvieron de casualidad estaban juntos".  Otros familiares de Walter dijeron que: " lo que hizo, lo hizo de aburrido"
 
Seguramente que estos jóvenes no tuvieron en la escuela formación en ‪#‎InformáticaComoMateria‬ y no habrán tenido charlas básicas referidas a Seguridad Informática, Uso responsable, Identidad Digital (las contraseñas jamás se comparten) entre otras muchas cosas. Como por ejemplo que cada computadora tiene una dirección IP que la identifica y geolocaliza desde donde se está utilizando, que hay palabras claves que desatan un "protocolo" de seguridad a nivel nacional e internacional cuando se amenaza a un Presidente (sea cual fuese) y a instituciones gubernamentales, lugares públicos, transportes,  etc. Una vez desatado hay procedimientos que se deben realizar si o si, entre esas cosas "reventar la puerta" porque no pueden ingresar tocando timbre desconociendo el terreno al que van a ingresar. Se lo considera un asunto de "Seguridad Nacional"

El problema es que muchos confunden el ser jóvenes y tener una computadora con poseer conocimiento. Yo uso el auto pero no necesariamente puedo saber como funciona.

El verano que pasó (aunque no tuvo difusión) dos adolescentes de 16 años profirieron amenzas de bomba en un vuelo específico perteneciente a una Aerolínea a través de Facebook. La situación de allanamiento familiar: polícia y otros servicios de inteligencia irrumpen en la casa a las 03:00 de la mañana, revuelven todo.

Imaginen el escenario: Padre, madre, los dos hijos y un amigo rodeados de policías armados, decenas de vehículos, patrulleros, escuadrón anti-bombas, peritos informáticos, etc., la policía los interroga durante un tiempo nadie responde, hasta que uno de los chicos se acerca a su padre y le dice: "Pa fui yo"...  Imaginen lo que le pasó al padre por la cabeza, lo empezó a zamarrear al grito de "pedazo de pel..." 

En un rincón las valijas los miraban desconcertadas, al otro día debían viajar para tomarse unos días de descanso en Brasil.

¿Cómo terminó esto? Una causa judicial que se genera a los padres porque el hijo es menor y ellos son responsables de sus acciones que llevaron a desplazar hombres y equipamiento,  vacaciones malogradas porque debido a la situación perdieron el vuelo y el alojamiento.
 
Y en estos momentos en que hay una sensibilidad extrema ante las amenazas y actos de terrorismo no son cosas para pasar por alto

Comentarios